Tal vez he vuelto a dominarme a mí mismo, tal vez he hecho en secreto un camino más corto y vuelvo a reencontrarme, desesperado ya de estar solo. ¡Pero esos dolores de cabeza, ese insomnio! De todos modos conviene luchar, o mejor, no tengo otra alternativa.

"¿Pero, es de verdad terrible el peso y maravillosa la levedad? La carga más pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra. […] la carga más pesada es por lo tanto, a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será. Por el contrario, la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terrenal, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes.
Entonces, ¿qué hemos de elegir?
¿El peso o la levedad? […]”

'Cuanto más se aparta una cosa de la realidad, más pura es, más bella y buena. La única posibilidad es vivir en el arte. La vida es posible sólo gracias a sus fantasmas estéticos.'
Escribí estos pensamientos desvariados cuando se me consideraba cuerdo, pero ahora que se estima que me estoy volviendo completamente loco, estoy demasiado lúcido para hacerlos pasar como la verdad.